martes, 1 de noviembre de 2016

El fin de las historias interminables

Bogotá en medio de una lluvia fugaz.
Fue una historia toda.
Toda perfecta, completa, compleja. 

Una historia interminable que se acabó.

Descubrí un día
que también las historias interminables se quiebran
como lo hacen los cristales
o las hojas secas. 

Hojas que por cierto aún no sabemos
si se suicidan
o se liberan. 

Se puede llegar a perder lo que se quiso
lo que fue concedido por la magia 
por la fuerza de los deseos cumplidos
o por el amor 
que incluso dicen que es más fuerte. 

Yo pensaba en esa historia como un producto de mis sueños.

Yo soñaba tantos sueños:
que fuera cierto, era el primero, 
que fuera como me la imaginaba
que no tendiera a desaparecer. 

Pero también soñaba el drama,
el drama que es parte arraigada en mis entrañas.

Y para mantener el drama
es necesario que las historias 
no lleguen a ser nunca la historia
ni los amores se conviertan nunca
en el amor. 

Cuando los propios sueños se oponen
unos a los otros
o no se tiene todo lo que se sueña
o se tiene solo por instantes. 

Así es como lo que un día fue tejido
-por sus besos en mis sonrisas-
como la mayor de las historias
como la historia más fuerte
como la historia interminable
un día con o sin sutileza
se descolgó de las ramas que lo tenían sostenido
y sin crujir siquiera
-la historia interminable- 
se acabó.  

Fin. 

En medio de obsesiones aparecen bandas sonoras variadas. Aleatoriamente me quedo con un silencio fugaz. Porque qué más fugaz, que un amor que nace para desaparecer.


lunes, 22 de junio de 2015

Mintiéndote, me mentías.

Mintiéndote, me mentías. 
Desconocía tu costumbre de engañarte, 
lo aprendí, 
pero antes te creí.

Me pareció necesario desquererte.
No era suficiente con parar de quererte,
en presente;
ni evitar seguir queriéndote,
en futuro;
tuve que desquererte. 

Eché para atrás el tiempo
y  busqué en el recuerdo
de tus huellas
el rastro de mi amor,
con el que te quise tanto, 
y aunque fue difícil
en medio de una lucha
con mi sonrisa del pasado
lo quité
te desquise,
te desquiero.

Banda sonora Aquellas pequeñas cosas de Dani Martin

(Aquellas cosas pequeñas que me hacen correr el riesgo de re-quererte)




jueves, 14 de mayo de 2015

Dramas de la vida cotidiana



Ando por ahí
por todas partes, por cualquier parte
con una sonrisa grande
con una felicidad propia. 

DRAMA....


Te encuentro por ahí, 
por todas partes, por cualquier lugar. 

DRAMA...


Enredado entre mis huellas
en los espacios vacíos de las escaleras
en lo que yo tengo
pero que a nosotros nos falta. 

DRAMA...


Me desacostumbro.
Así pasa cuando la vida cambia 
[cambia todos los días].

DRAMA...


Me acostumbro otra vez. 

DRAMA...


Ya no sé lo que sabía.
Ahora sé otras ciertas cosas.
[Que no son todas ciertas].

DRAMA...


Me reencuentro por ahí
en cualquier parte, en todas partes, 
con una sonrisa grande...

Banda sonora para contrarrestar el drama, o para bailárselo al menos. Nuestra Canción - Monsieur Periné


lunes, 4 de mayo de 2015

De vuelta a las palabras (a veces prefiero no visitarlas)

Y así es como me devuelves las palabras
con un dolor que hace tanto no sentía. 

Se sienten como cuerdas tensas en el corazón, 
que halan para distintos lados.

Parece que quiebran un hilo pequeño 
que se había tejido ahí, 
en algún rincón, cubierto de huellas. 

Bien podría ser una pequeña tela de araña, 

tejida por mi piel en la tuya.

Mi dolor, ya se sabía. 

Mi intuición lo conocía.

Y aunque me gusta recrear silencios vacíos como este (con las letras), 

no me gusta sentirlos.

Sonrío porque valoro las sonrisas compartidas. 

Pero no sonrío más por lo que fueron sus causas. 

Banda sonora: Pura música. Pero esta... no se la lleva el viento. 



miércoles, 8 de octubre de 2014

Tomar-te

Mina de Sal - Zipaquirá
Imaginar-te me gusta 
pero en días como hoy
en que te siento tan gris,
por no perder la sonrisa,
prefiero
tomar té. 

Banda sonora 
Segui viviendo sin tu amor de Spinetta, versión Catupecu Machu

sábado, 30 de agosto de 2014

¿Cómo será el olvido?


El olvido como un nudo de raíces.
Imagino que no estás
que nunca has sido,
así tal vez, se siente el olvido.

Imagino una ausencia cruda, cruel
una ausencia dolorosa
el dolor de lo que nunca fue.
Un dolor que se siente justo allí
donde no hay nada.

Imagino tu mirada a otros ojos
tu sonrisa a otra boca,
tu piel, para otra piel. 

¿Cómo será el olvido?

¿Como una espera interminable,
un silencio congelado,
una distancia que se multiplica?









lunes, 28 de julio de 2014

Nada

Como que se acaba...
Nada. 
Y despues, este silencio. (Punto) 
El punto no es final lo sigue una historia -secreta- 
y por secreta inexplicable, incierta, equivoca. 
[Quizá además, equivocada] 
Inventada, como son todas las historias 
con múltiples versiones, diversas 
y todas ellas ciertas 
y por lo mismo, todas falsas. 

Y en este caso, sin narrar. 
(Silencios) 

Nada. 
Y un silencio pleno para todos los oídos. 

No cabe una banda sonora, entre tanto silencio. 
 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-Share Alike 2.5 Colombia License.